REFLEXION

Reflexion: ¿Cuál león ruge en tu Corazón? Por Joel Olivencia

Posted on Actualizado enn

 “Sucedió después de estas cosas que la mujer de su amo miró a José con deseo y le dijo: “Acuéstate conmigo.” 8 Pero él rehusó y dijo a la mujer de su amo: “Estando yo aquí, mi amo no se preocupa de nada en la casa, y ha puesto en mi mano todo lo que posee. “No hay nadie más grande que yo en esta casa, y nada me ha rehusado excepto a usted, pues es su mujer. ¿Cómo entonces podría yo hacer esta gran maldad y pecar contra Dios?” Génesis 39: 7-9
Decidí escribir éste artículo después de haber escuchado la gloriosa enseñanza de Pastor Edwin Bello sobre la historia José y la tentación que tuvo con la mujer de potifar, en nuestra reunión del Ministerio Hombres de Valor, Hombres de Verdad el pasado 18 de noviembre de 2013.
Cuando Edwin compartía esta enseñanza, la frase bíblica que más me resaltó fue “… ¿Cómo entonces podría yo hacer esta gran maldad y pecar contra Dios?” Nota que la preocupación de José ante ésta situación era el no “pecar contra Dios”.Tu lucha contra la lujuria sexual puede verse reflejada grandemente a través de este pasaje. Es por eso que escogí esta escritura bíblica para reflexionar sobre cómo nosotros debemos enfocarnos si queremos guardar nuestra pureza ante tentaciones como éstas.
La preocupación en nuestra lucha contra la lujuria sexual juega un papel muy importante. Usualmente usamos ésta palabra para referirnos a algo que nos incomoda o un mal sentimiento. Según el diccionario Mirriam Webster en linea, “preocupar” se deriva de la palabra en latín praeoccupare que significa “apoderarse de ante mano” o mejor dicho ocupar de antemano. El ejemplo es de como un ejército grande que conquista a otra cuidad sin haber empezado la batalla. ¡Wow! ¿Te puedes imaginar lo terrible que sería eso, una cuidad perder una guerra y ser ocupada sin haber empezado la batalla?
Entender esto es significativo cuando se practica pureza sexual y te explicó por qué. La idea de ver la preocupación como “apoderarse de ante mano” u “ocupar de antemano”, nos hace reflexionar más profundo.
Pregúntate lo siguiente: ¿qué es lo está ocupando tu mente de antemano cuando empiezas el día? ¿Quién está invadiendo tu mente? o ¿Quién está rugiendo en tu corazón, el León de la Tribu de Judá o el león que anda buscando a quien devorar?
Muchas veces, en la mente del que lucha contra una atadura sexual está ocupada por una tentación que aún no ha ocurrido, lo que llamamos fantasía. Está ocupada por pensamientos de miedos, fracasos, deseos de la carne y cuando llega la tentación el soldado cae fácilmente ante la trapa del enemigo, ya en su corazón había perdido la batalla de ante mano.
Sin embargo una mente que está ocupada por Dios, es una persona que camina en el Espíritu, tiene paz en toda su vida, y victoria. Su preocupación es no perder esa relación que fue restaurada a precio de sangre. Una mente ocupada por Dios, teme a Dios y no al enemigo. Cuando llega la tentación su enfoque no será la lujuria, sino Dios. Esto es temor de Dios.
Uno adora lo que uno teme. Si temes a la lujuria, ella te quitará tu tiempo colocando tu mente en sólo pensar en ella y se convertirá en tu ídolo. Pero si temes a Dios, con temor reverente, tu mente estará llena de su palabra y El YO SOY será tu único Dios.
Nota el pasaje bíblico, José tuvo éxito en esta tentación porque estaba preocupado por no pecar contra Dios, ósea su mente estaba ocupada de antemano por Dios.
Por eso te digo que empezar el día con Dios en un devocional es crucial. Para mí es una locura caminar un día por esta tierra sin haber conversado primero con Dios y sin estar seguro de que mi corazón está ocupado por Su Palabra. Por eso te pregunto: Al empezar el día, ¿cual león ruge en tu corazón, el León de la Tribu de Judá o el león que anda buscando a quien devorar?
TOMADO DE LA WEB: ATADURASEXUAL.COM
 
Anuncios

Reflexion: “Más allá del fin de la jornada” por Patricia Raybon

Posted on Actualizado enn

trabajo-Ray-Human-Capital

LA HISTORIA DE JOSÉ MUESTRA CÓMO SER UN EMBAJADOR DE DIOS, A PESAR DEL AMBIENTE DE TRABAJO.
El jefe era un tipo muy temperamental. Era impulsivo, exigente, y malhumorado… en sus buenos días. En sus días malos, gritaba obscenidades y ponía a los demás por los suelos. Sus empleados andaban con mucho cuidado, tratando de no incomodarlo por nada —todos ellos, excepto una sabia mujer.
“Él, en realidad, lo que tiene es miedo”, decía a sus amigos. Por tanto, no perdía el sueño por el jefe que tenía. Tampoco se sentía atemorizada. “Sé cómo son estas personas. Voy a durar más tiempo en la empresa que él”. Y así fue. Cuando el hombre dejó la compañía, ella conservaba todavía su cordura —y su empleo.
Pero, ¿qué dice la Biblia a los creyentes en cuanto al mal ambiente en el lugar de trabajo? En Colosenses 3.23, Pablo insta: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”. ¿Cómo podemos practicar la adoración a Dios en el trabajo, cuando nuestro supervisor es un mal jefe?
Miremos a José, el primer hijo de Raquel y Jacob. Sus celosos hermanos lo odiaban tanto que lo vendieron en secreto como esclavo. Después de llegar a Egipto, José trabajó en tres ambientes muy diferentes, ninguno de los cuales era dirigido por personas que adoraban a Dios. Sin embargo, sobrevivió y prosperó, incluso trabajando para un débil funcionario al servicio del rey (Potifar), un perezoso custodio de prisiones, y un angustiado Faraón. Consideremos los principios que él ejemplificó, que todavía siguen siendo efectivos.
NO TENGA TEMOR. A pesar de trabajar en territorio hostil, José nunca permitió que la preocupación de ofender a su jefe o perder su trabajo lo dominara. En vez de eso, optó por solo temer a Dios. El Salmo 34.9 nos recuerda que “nada falta los que le temen”. Y a la inversa, si usted es gobernado por las opiniones de otras personas, puede verse atrapado por las malas políticas y conductas del lugar de trabajo, en vez de encontrar maneras constructivas de lograr un cambio. Pero, si usted está motivado solo por su deseo de honrar al Señor, la gente se dará cuenta. Incluso Faraón, el hombre más poderoso en Egipto, dijo de José: “¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios?” (Gé 41.38).
DIGA LA VERDAD. Cuando José puso sobre aviso a Faraón de la horrible hambruna que Dios le reveló que causaría estragos en Egipto, no suavizó la verdad. En medio de la calamitosa economía de hoy, las circunstancias de José nos recuerdan que debemos hablar con claridad y valentía. Incluso cuando se trata de un supervisor intimidante, si usted elige el momento adecuado y utiliza palabras positivas, podrá enfrentar un problema, sin faltar a la verdad. Deje que el Espíritu Santo dirija sus palabras, confíe en que Él le dirá qué hacer y qué decir.
TRABAJE PARA DIOS. Potifar, el primer jefe de José, reconoció que “el SEÑOR estaba con José y las cosas le salían muy bien (Gé 39.2 NVI). ¿Por qué razón? Porque José trabajaba para Dios. Por tanto, Potifar “dejó todo a cargo de José” (v. 6), esperando cosechar bendiciones, también. Es posible que sus compañeros de trabajo no comprendan el porqué usted pone tanto corazón en lo que hace, pero Dios honra los esfuerzos que se centran en agradarlo a Él. Y su presencia, naturalmente, se derramará y tocará a todas las personas que estén cerca de usted.
HAGA LO CORRECTO. Cuando la esposa de Potifar intentó seducir a José, éste la rechazó de inmediato. “Mi patrón todo me lo ha confiado a mí”, dijo, señalando el peligro que implicaba la falta de ética de ella. “¿Cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” (39.8, 9). ¿Cuál era el principio? Hay que hacer siempre lo correcto, incluso cuando nadie esté observando. Hay que tomar acción para el fortalecimiento propio. Comience cada día de trabajo en oración, pidiendo al Espíritu Santo que le guíe, para honra y gloria de Él.
HUYA DEL MAL. Si una situación en el trabajo no le ofrece más alternativa que sacrificar sus valores, ¡márchese! José huyó de la casa de Potifar, dándose a la fuga de la promiscua esposa de su jefe. Los escándalos en las empresas, la pornografía en la Internet, y las tentaciones en el lugar de trabajo, son frecuentes hoy día, y usted puede sentirse obligado a permanecer en un trabajo donde reine el pecado. Pero no ceda a la presión, ni siquiera para conservar sus beneficios o pagar las cuentas. Eso, simplemente, no vale la pena.
CONOZCA SUS PUNTOS FUERTES. Cuando la falsa acusación de la esposa de Potifar lo llevó a la cárcel, José eligió enfrentar la situación lo mejor que pudo, y glorificar a Dios trabajando con diligencia. Como resultado, el custodio lo puso a cargo de toda la prisión (39.22). Así que, aunque su lugar de trabajo le haga sentir como un preso, esfuércese al máximo de todas formas. Use sus dones y capacidades para beneficiar a otros de la mejor manera posible, incluso más allá del ámbito de sus responsabilidades. En algún momento, es probable que los demás lo noten, y eso aumentará sus posibilidades de tener una mayor influencia. Su propósito en el lugar que Dios le ha llamado a servir va mucho más allá del cumplimiento de las responsabilidades básicas.
DÉ EL RECONOCIMIENTO AL SEÑOR. José no hacía alarde de sus dones. Cuando surgía la ocasión, daba el reconocimiento a Dios de una manera natural. Cuando sus compañeros de prisión —el jefe de los coperos y el panadero de Faraón— se preocuparon por los sueños que habían tenido, José demostró su interés sincero por ellos y se aseguró de señalarles quién era su fuente de ayuda. “¿No son de Dios las interpretaciones?”, les aseguró (40.8). ¿Significa esto que usted puede hablar de Dios en el trabajo? ¡Sí! Sin embargo, esto no quiere decir que usted debe obligar por la fuerza a sus compañeros de trabajo a asistir a la iglesia. Pero la autenticidad, la humildad y la sinceridad en cuanto a la participación de Dios en su vida diaria, pueden ayudar mucho. Ore pidiendo oportunidades para compartir su fe. La Biblia dice: “Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con gentileza y respeto” (1 P 3.15, 16 NVI).
SEA PACIENTE. José estuvo preso dos largos años antes de que su arduo y fiel trabajo fuera recompensado (Gé 41.1). Para entonces, al jefe de los panaderos de Faraón se le había dado muerte, y el copero había olvidado su promesa de hablar a favor de José (40.23). Pero cuando el Faraón buscaba con desesperación que alguien interpretara sus sueños, José finalmente recibió la llamada (41.9-14). Esto no solo puso fin a su injusto encarcelamiento, sino que también le dio al joven hebreo una increíble oportunidad mucho más grande de lo que podía haber imaginado. Por los años de servicio y la paciencia de José, el Señor lo había preparado para dirigir una nación y salvarla de la tragedia. Si usted ha sido llamado a permanecer en un trabajo, su liberación no sucederá de la noche a la mañana. Pero decida ser aplicado de todos modos, y pídale a Dios la perseverancia que necesita. ¡Los propósitos de Dios están en acción!
OFREZCA, CON UN ESPÍRITU DE ORACIÓN, SOLUCIONES SABIAS A LOS PROBLEMA. José anunció de manera precisa una hambruna devastadora “tan terrible, que nadie se acordará de la abundancia que hubo antes en el país” (41.31 NVI). En vez de dejarse atrapar por la magnitud de la crisis, José buscó la sabiduría del Señor y ofreció a Faraón un plan inteligente: conservar y almacenar la quinta parte de todas las cosechas durante los años de abundancia en preparación para la escasez futura, y nombrar a una persona sabia para supervisar la misión de manera eficiente. Notemos que José no pidió esta tarea. Pero, por haberse mostrado capaz y digno de confianza, Faraón lo puso a cargo de todo Egipto (vv. 37-40). El favor de Dios fue más allá de la libertad que José había anhelado.
GLORIFIQUE A DIOS. En su nuevo y exclusivo trabajo, José no olvidó que el Señor seguía siendo la fuente de todas las cosas buenas. De hecho, cuando se casó y tuvo hijos, nombró a su primer hijo Manasés (“el que hace olvidar”) para honrar la redención de Dios de sus años de sufrimiento (41.51). Después llamó Efraín a su segundo hijo (“fructífero”), reconociendo que “Dios me hizo fructificar en la tierra de mi aflicción” (v. 52). La vida de José es un ejemplo de lo que significa poner al Señor primero en los tiempos buenos y malos.
DESE UN RESPIRO Y HONRE SUS PRIORIDADES. A pesar de que el trabajo de José tenía exigencias permanentes, él sabía también que debía llevar a sepultar a su padre. Por tanto, pidió permiso para viajar a Canaán (50.4-6). Es fácil dejarnos atrapar por nuestras responsabilidades en el trabajo, y pensar que todo se vendrá abajo en nuestra ausencia. Pero cuando usted necesita darse un respiro para rejuvenecerse o disfrutar de un tiempo con su familia, tómese su tiempo libre. Descansar está bien, y todo el mundo necesita hacerlo.
PERDONE. La corona de la ilustre vida de José no estuvo en haber salvado a Egipto, sino en su permanente decisión de perdonar a sus hermanos por haberlo vendido como esclavo. “¿Acaso estoy yo en lugar de Dios?”, les preguntó —a pesar de que tenía el poder de negarles su misericordia y de hacerlos sufrir por su maldad. “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien” (50.19, 20). Asimismo, en vez de albergar amargura o el deseo de vengarse, perdone usted a quienes le hayan causado algún daño. Y deténgase a pensar de qué manera utilizó Dios las acciones negativas de una persona contra usted para su bien.
¿LA CONCLUSIÓN?
Debemos dejar que nuestro trabajo sea un lugar para adorar a Dios. Al practicar diligencia, amor e integridad, damos testimonio de la presencia de Dios y de su bondad por medio de la clase más poderosa de sermón: las acciones. Así que no se sorprenda cuando sus acciones transformen a su lugar de trabajo por muy alejado que parezca estar de Dios.

Reflexion: Tu Vida es como una Palmera – Por Mario Keiniger

Posted on Actualizado enn

Salmo 92_12

Salmo 92:12
La Palmera y el Cedro son arboles admirados por Su Fortaleza y Larga Vida.
Tienen Raices Profundas y Fuertes. Si tu Vida permanece en Cristo tu Vida sera Admirada por tu Vigor,Fortaleza,Larga Vida y Raices profundas que haran que los Vientos y Tormentas no puedan Moverte de la Roca que es Cristo Jesús.
En este 2014 Florece y Brota como la Palmera Unido intimamente a Tu Señor y Salvador Jesucristo. Permanece Fiel y Obediente a Su Voz. Algo Grande Viene para ti, haz Creido Fielmente y vas a Recibir la Victoria que Viene para tu Vida.
Creey Recibe en el Nombre de Jesús.
Mario Keiniger = Tiempo de Avivamiento
https://twitter.com/TDAAVIVAMIENTO
Google+: Tiempo de Avivamiento
www.facebook.com/tdeavivamiento

Reflexion: Busca un Avivamiento del Espiritu Santo en tu Vida – Por Mario Keiniger

Posted on Actualizado enn

Image

Romanos 8:1-2
Nueva Traducción Viviente (NTV)
La vida en el Espíritu
8 Por lo tanto, ya no hay condenación para los que pertenecen a Cristo Jesús; 2 y porque ustedes pertenecen a él, el poder del Espíritu que da vida los ha libertado del poder del pecado, que lleva a la muerte.
Busca en este 2014 un Despertamiento en tu Vida Espiritual Leer el resto de esta entrada »

Reflexion: ¿Que es el Discipulado?

Posted on Actualizado enn

discipulado-2
 
Durante la Edad de Oro de Grecia, se podía ver al joven Platón recorriendo las calles de Atenas en la búsqueda de su maestro: el andrajoso, descalzo y brillante Sócrates. Aquí, probablemente, está el comienzo del discipulado. Sócrates no escribió libros. Sus seguidores escuchaban atentamente cada palabra que les hablaba y observaban las cosas que él hacía a fin de prepararse para enseñar a otros. Aparentemente el sistema dio resultados: posteriormente Platón fundó la Academia donde se continuó enseñando filosofía y ciencia por novecientos años.
Jesús usó una relación similar con los hombres que Él preparó para expandir el Reino de Dios. Sus discípulos estuvieron con Él Leer el resto de esta entrada »

Reflexion: Tormentas, peces y la Presencia de Dios – Por Danilo Montero

Posted on Actualizado enn

Imagen

Durante mi adolescencia acostumbraba asistir al Campamento Nacional de Jóvenes.
Al recordarlo, comprendo que aquello era una búsqueda muy sincera, casi angustiosa. Lo digo porque el lugar no era NADA ACOGEDOR.
Si no lográbamos llegar temprano, teníamos que ir a lo que llamábamos “el gallinero”: un galerón de madera y techo de zinc en donde podías usar de almohada los pies olorosos de algún desconocido.
Allí teníamos que dormir varias decenas de nosotros acomodados en largas literas.
El calor era excesivo, los insectos eran insaciables, las bancas eran duras como piedras, las filas para comer eran largas y los baños… bueno, no había baños… las letrinas, indescriptibles.
A pesar de todo la bendición espiritual era fabulosa. Leer el resto de esta entrada »

REFLEXION DANTE GEBEL: ” EL ABOGADO DEL DIABLO”

Posted on Actualizado enn

Imagen

Durante años los cristianos calmamos nuestra conciencia apelando a una cuestión de semántica: nosotros jamás murmuramos… simplemente “nos desahogamos en familia”. Jamás criticamos a nuestros líderes, solo que “no estamos de acuerdo”. ¿Qué pasaría si fueses sometido a un juicio oral por murmurar contra tus líderes? Aún cuando creas tener la razón de tu lado, ¿tendrías un alegato que pueda convencer al jurado?
Te invitamos a presenciar un juicio oral, en un caso que no registra antecedentes. Una nota impactante que va a dejarte pensando.
Al tener un ministerio itinerante, me ha tocado el privilegio de conocer distintos países y diferentes denominaciones. Puedo decir que he notado una gran fortaleza espiritual que la gran mayoría tiene en común: la rebeldía y la murmuración. Leer el resto de esta entrada »