DANTE GEBEL

Reflexion Dante Gebel: “De prisionero a leyenda”

Posted on Actualizado enn

Imagen

 ¿Quieres oír una historia fascinante? ¿Qué opinas acerca de sentarte en una cómoda butaca de cine y deleitarte con el largometraje que se perdieron de filmar los mejores guionistas de Hollywood? Siéntate y observa.
El hombre espera en la quietud de la celda. Una molesta gotera golpea sobre la áspera piedra. El calor es agobiante y denso, pero a esta altura de las circunstancias, la temperatura es lo que menos importa. Las moscas lo invaden todo sin piedad, pero no tiene sentido espantarlas; al fin y al cabo, pueden llegar a ser la única Leer el resto de esta entrada »

Reflexion Dante Gebel: “Corazón de caballero”

Posted on Actualizado enn

Imagen

 -Algún día seré un caballero del rey -dice el niño rubio, mientras observa un desfile militar.
-¡Ja, ja, ja! ¿Un caballero? ¡El hijo de un techador quiere ser un caballero! -se burla un vecino algo viejo y molesto por los sueños de un niño demasiado ambicioso- sería más fácil cambiar las estrellas, antes que seas un caballero.
El niño siente la daga del sentido común que lo atraviesa. La lógica dice que él no tiene sangre de nobleza, ya lo dijo el vecino: Es el hijo de un techador, apenas un reparador de goteras.
Sin embargo tiene una esperanza, débil, pero esperanza al fin. Es el boxeador que perdió en cada asalto, pero se juega un round más. Es el corredor que se dobla el tobillo faltando cincuenta metros para la meta, pero se reincorpora otra vez.
-¿Podré algún día cambiar las estrellas? -pregunta a su padre.
-Siempre que quieras, podrás cambiar tu estrella -responde el sabio techador.
El film se titula “Corazón de caballero” y narra la historia de Leer el resto de esta entrada »

Reflexion Dante Gebel: Una reforma urgente

Posted on Actualizado enn

Imagen

Por un momento, vuelve a observar a Jesús. Sana a un leproso y predica en menos de quince minutos. Los sorprende y los tiene en su puño. Acapara la atención de sabios e indoctos. Lo comprenden los ancianos y los niños, que lo apretujan para ganarse una sonrisa o un guiño de ojo del Hijo de Dios.
Se va a otra ciudad, y vuelve a crear algo nuevo. Cambia el estilo, revoluciona las formas, genera controversias, hace pedazos a la tradición. Podría apelar a su arsenal de conocimientos eternos y asombrar a los teólogos, pero prefiere la sencillez de una parábola.
Los hace reír, comparando la fe con un grano de mostaza. O diciéndole al rico que un camello tiene más posibilidades que él. Sorprende todo el tiempo. Él no está diciendo algo: tiene algo que decir. Pero que no esté sujeto a un programa no significa que improvise. Leer el resto de esta entrada »

Reflexion Dante Gebel: Una visión, hace catorce años

Posted on Actualizado enn

Imagen

Antes de realizar nuestra primera gran cruzada, tuve una visión. Fue en el año 1991. Recuerdo que caminé en el Espíritu por todo el imponente estadio Vélez Sarsfield. Recorrí cada pulgada del lugar. Subí cada grada y observé con cuidado cada detalle del sitio. Y lo vi colmado de jóvenes de todos los puntos del país. No existía la más remota posibilidad de que eso ocurriera, era una perfecta utopía, un joven desconocido no podía alquilar ese estadio y, mucho menos, en base al sentido común, soñar con que se colmara con una multitud.
Cuando la visión terminó, sentía que efectivamente yo había estado allí. Y me comporté como que era lógico que todo lo que había visionado iba a ocurrir, así de sencillo.
Había hecho un viaje a mi futuro y ahora estaba de regreso, enfrentándome a la realidad.
Cuando al fin se concretó la cruzada en 1996, el único que no estaba sorprendido era este servidor. La gente aplaudía azorada mi plantación de tomateras, pero yo la había disfrutado mucho antes, cuando compré las semillas en mi visión. Leer el resto de esta entrada »

Reflexion Dante Gebel: Semillas y cheques posdatados

Posted on Actualizado enn

Imagen

Imagínate que compras semillas de tomate. Remueves las hierbas molestas, abonas la tierra, rastrillas el suelo y plantas tus semillas. Cada tanto, excavas el lugar, riegas la zona y esperas. Nadie sabe lo que hay bajo tierra fuera de ti. Tú plantaste semillas de tomate y eso es lo que esperas que germine.
Cuando el tiempo se cumpla y tus tomateras asomen a la luz, vendrán los que antes no veían nada y harán los comentarios pertinentes al caso:
– ¡Eh! ¡Qué buenos tomates! Leer el resto de esta entrada »

Reflexion Dante Gebel: Esa extraña raza de visionarios

Posted on Actualizado enn

Imagen

Esta es una nota para campeones, para los que tienen sed del oro del primer lugar. Pero fundamentalmente, este artículo es para los que sufren de insatisfacción santa, los que poseen una doble dosis de ambición espiritual.
A través de los años me sigue sorprendiendo la manera en que se ha malinterpretado la palabra “visionario”. Cualquier persona que construye una iglesia prominente o emprende algún proyecto nuevo, no necesariamente está nominado a engalanar la galería de los que pueden ver más allá que los demás.
El visionario respira, duerme, se baña, sueña, ríe y llora a través de su visión. No tiene ganas de emprender algo porque el sermón del domingo pasado llegó a su corazón. Camina por encima de lo sobrenatural, aunque el mundo se derrumbe a su alrededor. Leer el resto de esta entrada »

Reflexion Dante Gebel: Rescatando al soldado Ryan

Posted on Actualizado enn

Imagen

Esta es una nota para campeones, para los que tienen sed del oro del primer lugar. Pero fundamentalmente, este artículo es para los que sufren de insatisfacción santa, los que poseen una doble dosis de ambición espiritual.

“Los que solo ven lo natural creen que tienen que descubrir su destino; los visionarios hicieron un viaje de expedición con Dios y ya estuvieron ahí.” Los que están adelantados no están capacitados para disfrutar de lo que alcanzan. Tienen la sed del oro. Van por más. Quieren el campeonato. No pueden detenerse a observar el diploma que pende de la pared. Ellos quieren hacer la milla extra. Otro round. Una victoria más. Una nota sorprendente.
 El hombre camina entre las tumbas, encorvado y en silencio.
Una brisa otoñal recorre el frío cementerio. Está más cerca del final que del principio de la vida. Vive sus últimos años, los de la vejez, los de la experiencia. Se lo nota cansado, pero hace un esfuerzo por caminar. Detrás de él, los que parecen ser sus familiares, lo observan con profundo respeto. Leer el resto de esta entrada »