Día: 25/08/2015

Reflexion: La Diferencia entre Creyente y Discipulos.

Posted on Actualizado enn

hqdefault (2)
Mateo 28:16-20
Introducción:
Jesús nos mando a hacer discípulos, no creyentes, ni adeptos para ninguna religión, ni tampoco hacer cambiar ala gente de pensamientos o de religión, sino mas bien a predicar el evangelio a toda criatura según dice: (Marcos 16: 15-18) el problema de nuestras “Iglesias evangélicas” es que muchos de nuestros miembros están convencidos que Cristo es el Señor, están convencidos de que cristo salva y viene pronto, están convencidos de que cristo sana, restaura, bendice, Pero no están completamente comprometidos con el señor, para vivir una vida convertida totalmente a el, y por esa razón es que usted ve personas que hoy están en las iglesias y mañana no, cambian fácilmente de manera de pensar, les da igual venir o no venir ala iglesia, viven bajo su libre albedrío, ya que ellos deciden lo que quieren y lo que no quieren, porque no tienen un compromiso con el señor, Hay Personas que piensan y creen que en sus casas Dios los puede bendecir como en la iglesia, y creen eso porque ellos son creyentes, yo te voy a decir algo, talvez es muy fuerte, pero es la verdad ¿creyente puede ser cualquiera? Hasta el diablo es un creyente y tiembla, eso lo dice (Santiago 2:19) creyentes son: los católicos, los mormones, los testigos, los espiritistas son creyente, creyentes, puede ser hasta los ateos, porque ellos creen en sus razonamientos, en sus filosofías marxista leninistas…!! Que el señor reprenda al diablo…? Dios no quiere únicamente creyentes, el corazón de Dios va mas allá que eso, el quiere discípulos, entregados a su servicio   Leer el resto de esta entrada »

Preguntas Frecuentes: “¿El creyente apóstata sigue siendo salvo?”

Posted on Actualizado enn

banner-preguntas-frecuentes
Esta es una pregunta que se ha debatido interminablemente a través de los años. La palabra “apóstata” o “caído” no aparece en el Nuevo Testamento, y es usada en el Antiguo Testamento principalmente en Israel. Los judíos, aunque eran el pueblo elegido por Dios, continuamente le daban la espalda y se rebelaban contra Su Palabra (Jeremías 8:9). Eso es por lo que fueron forzados a hacer sacrificios por el pecado una y otra vez, a fin de restaurar su relación con el Dios que habían ofendido. El cristiano, sin embargo, se ha valido del perfecto, y del una vez para siempre sacrificio de Cristo y no necesita más sacrificio por su pecado. Dios mismo ha obtenido la salvación para nosotros (2 Corintios 5:21), y por haber sido salvados por Él, el verdadero cristiano no puede caer tanto como para no regresar.   Leer el resto de esta entrada »